Necesito identificar el bullying en mi salón

Necesito identificar el bullying en mi salón


Hablar de bullying era exagerado … ¿o no?
Una vez más, otro caso complejo empezó casi con las mismas circunstancias. Cuando me llamaron, la situación se había salido de control. Hace una semana la maestra había observado que un grupo de alumnas subían el tono a su relación, “se llevaban muy pesado” me comentó en la entrevista. Al llamarlas, las alumnas argumentaban que se conocían desde mucho tiempo atrás y que eran amigas, que “así se llevaban”.

Sin embargo, ese jueves la situación dio un giro distinto. Una de ellas envió un mensaje de voz insultando a su compañera y el momento se incendió. Como reacción, quien recibió el mensaje lo compartió con su mamá y ella con el papá de la alumna. Con las pruebas y el historial, los papás intervinieron. Más tarde, en las reuniones con ellos, mencionaron que la escuela no había hecho nada ante una gran cantidad de insultos que llegaban a su hija. Fue demasiado para ellos y levantaron un acta ante las autoridades.

Al día siguiente, la familia se presentó en la escuela con el acta y su abogado. En ese momento todos empezaron a correr. Podrán imaginar el ir y venir de abogados, citatorios y amenazas. Una situación de bullying no necesariamente es sencilla, en el curso de Innovateca que habla al respecto, podrás encontrar diversas claves para identificar, atender, prevenir y derivar estos casos en forma adecuada. Como docente es importante que estemos preparados también en habilidades de intervención clave. Que sepamos cómo reaccionar ante situaciones complejas que se presentan en el día a día como “normales”.




No solo podemos dirigir y apoyar a nuestros alumnos a conducirse con mayor civilidad, a contener y dirigir su energía en forma favorable; también podemos protegernos como profesionistas emocional y administrativamente.


En nuestras comunidades latinoamericanas, sin duda vivimos realidades que están al margen de los contextos ideales para la docencia; me refiero principalmente a factores de inseguridad, violencia (hacia los menores, las mujeres y las niñas), discriminación, trabajo infantil, pobreza, falta de alimentación y, desafortunadamente, un gran sin fin de derroteros en la lista. Pero somos nosotros quienes realmente podemos hacer algo, con un espíritu incansable sí, pero también con herramientas y conocimiento sobre nuestro ámbito de acción, sobre cómo derivar situaciones como las que les he planteado hace unos momentos.



¿Cuál era la responsabilidad de la maestra?, ¿cuál la del colegio?, ¿qué debieron hacer y cuándo?, ¿cómo debieron reaccionar los implicados?, ¿cómo se podría haber prevenido? y muchas otras preguntas que tienen respuesta en el curso de Innovateca al que ahora te invitamos. Una vez que egreses de él, podremos discutir juntos las posibles soluciones.

Con gran optimismo, nos levantamos cada día y llegamos a nuestras aulas, nos esforzamos para que cada grupo de alumnos con el que convivimos se enfoque en construir, en desarrollar todas sus capacidades, en prepararse lo mejor posible y ser semilla de bienestar social. Pero no podemos mirar hacia otro lado cuando sabemos que algo no está bien, que alguno de ellos no la está pasando bien y, dentro de nuestro marco institucional, podemos ayudar.

Habrá que aprender cómo. Por cierto, te aseguro que entender y hablar de bullying no es exagerar y ya es tiempo de hacerlo.

Autora: Daniela Gracía - Docente, autora, consultora educativa

¿Quieres saber más?
 
Whatsapp:

Facebook messenger:







Conecta con nosotros: